Colombia, Jueves
Dic
14
infoCapitales

Ingreso a los mercados: Preparando el equipaje I PDF Imprimir Correo
Columnistas / Bloggers - A FONDO, por Jaime Niño Peña.
Lunes, 15 de Septiembre de 2008 21:35

Ingreso a los mercados: Preparando el equipaje (Primera Parte)

 

El crecimiento de Internet como herramienta que permite el acceso masivo a un sinfín de información, ha permitido que gran cantidad de personas conozcan y se enteren de oportunidades de negocios relacionadas con los mercados financieros. Dadas estas circunstancias, cada vez es más común tener acceso a información relacionada con inversiones en acciones, divisas, opciones, futuros o commodities y si la persona es un poco más osada, es relativamente fácil abrir una cuenta para invertir dinero en uno o más mercados financieros. Colombia no es ajena a este fenómeno y ya algunas firmas comisionistas de bolsa están desarrollando y ofreciendo plataformas de negociación por Internet, ampliando la posibilidad de ingreso al mercado accionario local a inversionistas interesados en el mismo.

Pero ¿qué se requiere para emprender un verdadero camino de inversión y trading en los mercados financieros?

Son numerosos los aspectos que se deben considerar para ingresar seriamente en este negocio, y aquí trataremos de agrupar esos diferentes aspectos para responder de la mejor manera posible este interrogante.

 

Aspectos a considerar:

1. Tolerancia al riesgo.

Son muchas las personas que se dejan seducir por las historias como “hágase rico invirtiendo en los mercados financieros”, “obtenga retornos de 5%, 10% o más en un mes”. Estas historias pueden ser reales, pero “no todo lo que brilla es oro” y los mercados no son un casino, ni se gana dinero por suerte.

El mercado accionario es un mercado de renta variable, es decir, que los retornos de inversión no están predefinidos ni obedecen a un porcentaje fijo, como cuando se abre un Depósito a Término Fijo en un banco. Dado este hecho, antes de poner su dinero en los mercados de renta variable, debe usted responderse la siguiente pregunta: ¿cuánto dinero está dispuesto a perder? A nadie le gusta perder, pero es clave responder esta pregunta. Si su respuesta sigue siendo cero después de hacerse la pregunta por segunda vez, probablemente la renta variable no es lo suyo, porque en algún momento va a perder.

 

2. Interés real en los mercados.

Tenga presente que los mercados financieros no son una moda, ni tendencia del fashion. Los mercados financieros son reales y muy serios. Un mercado por definición es de “juego cero”, es decir que no todos ganan, que así como hay ganadores hay perdedores. De hecho, la estadística indica que hay pocos ganadores frente a muchos perdedores. Si usted pone su dinero obedeciendo a la moda o a lo que sus amigos le dijeron “porque seguro le iba bien”, es muy probable que al final se encuentre al lado de los muchos perdedores. Para reducir este riesgo, es conveniente que se informe bien del mercado financiero en el que pretende invertir, qué lo afecta, qué lo mueve, qué lo compone, cuáles son los jugadores y los eventos importantes, entre otros factores.

 

3. De las emociones y otros demonios.

Los seres humanos supuestamente somos racionales y nos ufanamos de este factor. Sin embargo, la realidad prueba lo contrario, somos antes que nada seres emocionales. En nuestras actividades diarias damos respuestas emocionales, nuestro estado de ánimo y los factores que lo influencian precondicionan nuestra forma de “ver” las cosas. Tal vez si nos ponemos en la tarea de depurar emociones y establecer una prioridad o relevancia en las mismas, podríamos tener el miedo y el deseo como dos fuerzas muy poderosas que “condicionan” nuestras respuestas ante diversas situaciones.

Los mercados tienen bastante de emocional, porque son operados por personas y el miedo de perderlo todo choca contra el deseo de ganarlo todo constantemente, lo que aleja al inversionista de usar su capacidad racional para la toma de decisiones. Como inversionista debe tratar de congelar las emociones al momento de la toma de decisiones, no es nada fácil, quizás es lo más complicado cuando se está en este negocio, pero en la medida en que usted no se deje afectar por los momentos de euforia, ansiedad, incertidumbre o miedo probablemente su ser racional pueda influir positivamente a la hora de tomar decisiones. Jim Cramer describe en su frase, “uno debe comprar miedo y vender esperanza”, el rol que las emociones juegan en este negocio. La mayoría de personas está en el lado equivocado, es decir, venden miedo y compran esperanza, recuerde que cuando usted está vendiendo, alguien está comprando y viceversa. ¿Por qué para usted esta caro y para el otro barato o viceversa? Quien gana es el que mejor responde la anterior pregunta.

 

4. De las herramientas “académicas”.

Para ser inversionista/trader no se requiere tener doctorado en economía, ni maestría en finanzas, ni en matemáticas. Por el contrario, se requiere lógica de negociante, es decir, de comprar barato y vender caro. Sin embargo y para apoyar este tipo de decisiones existen dos corrientes, la fundamental y la técnica. La fundamental, requiere formación académica y consiste en tener información del entorno macroeconómico con la cual se puedan hacer proyecciones de resultados de las empresas, análisis de índices financieros, previsiones de crecimiento de la economía, inflación, etc.

La otra corriente es la técnica y consiste en tomar decisiones de inversión con base en comportamientos o patrones generados por los precios del pasado. Esta última tiene un componente matemático conocido como indicadores técnicos, que apoyan al inversionista / trader en la toma de decisiones.

Cuál elegir, depende de cada persona. Si usted está realmente interesado en el tema, en la medida que desarrolle su “Interés por el mercado”, se va a enterar de cual es la que más se acomoda a usted. En lo personal, soy técnico y mi pantalla de trading consta de tres medias móviles y marcas en los niveles de soportes y resistencias que percibo, nada más.

Como técnico, la experiencia me ha enseñado que en la medida que lleno mi pantalla con indicadores para todo y líneas por todos lados, mis resultados son pésimos. Por esa razón, prefiero tener mi pantalla de gráficos lo más “limpia” posible.

Igualmente, el proceso de simplificación aplica a los instrumentos financieros que usted negocia. Por muy bueno y hábil que se sea, es muy complicado seguir todas las acciones de un mercado, o estar pendiente de todas las commodities o negociar en múltiples pares de divisas. Como lo dijo el sabio Adam Smith, especialícese, centre su interés en pocos instrumentos financieros, de tal manera que pueda enfocar todas sus energías hacia los mismos. La ventaja que tiene este negocio es que está disponible siempre, es decir, todos los días se presentan oportunidades para hacer dinero.

 

5. Del trabajo

Ser trader / inversionista es un trabajo que, en el cual si se dan las cosas, resulta mucho mejor retribuido que los trabajos normales. Pero si no se asume como tal, tenga en cuanta que lo puede dejar muy mal parado, económicamente hablando.

Como todo trabajo se requiere ser responsable, es decir, ser capaz de dar una respuesta ante un evento particular. En este negocio, al final solo hay tres respuestas, compro, vendo, no hago nada. Dentro de los múltiples factores que se requieren para hacer bien su trabajo hay uno que es clave para los mercados, y se trata de la DISCIPLINA. Disciplina para saber entrar y saber salir del mercado, disciplina para no entrar así su ser emocional lo quiera, disciplina para informase de las cosas, disciplina para analizar los gráficos, disciplina para no entrar en pánico vendedor ni en euforia compradora. Disciplina para saber digerir lo que los analistas especialistas certificados del mercado dicen que se debe hacer. Disciplina para ejecutar su plan de trading/inversión de acuerdo a sus niveles de riesgo, su percepción y análisis del mercado.

 

En conclusión, esta primera entrega de aspectos generales para entrar al negocio de las inversiones en los mercados financieros, nos deja cinco puntos claves para preguntarnos si este negocio realmente nos interesa o no:

1. Revise su capacidad para manejar pérdidas.

2. Documéntese, no crea en la publicidad, averigüe sobre el mercado que le interesa.

3. Trabaje y autoevalúe su aspecto emocional. Indague por sus miedos y deseos con usted mismo.

4. Conozca un poco más sobre las herramientas que apoyan la toma de decisiones de trading / inversión.

5. Esto es un trabajo, asúmalo como tal, sea disciplinado al momento de hacer su trabajo, sea un buen trabajador.

 

Sugerencias y comentarios a: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla